Cobre Antimicrobiano

foto cobre

Un salto adelante requiere una mirada atrás

En una entrevista para la NPR (National Public Radio) en Enero de 2009 el Dr. Michael Schmidt (médico y profesor de la Medical University of South Carolina), relata apasionadamente las propiedades antimicrobiana del cobre– quizás más apreciadas por nuestros antepasados en cuanto a la sanación de heridas de guerra o a su uso en el agua potable que por nosotros mismos. El Dr. Schmidt, expresa la urgencia de explorar otros usos para el cobre y sus aleaciones que simplemente sus ya conocidas propiedades de alta conductividad eléctrica y térmica. El médico además revela la grave realidad actual respecto de las enfermedades intrahospitalarias: en Estados Unidos, un paciente al ser admitido al hospital tiene una probabilidad de 1 a 20 de contagiarse con una infección y de 1 a 20 de fatalidad una vez contraída dicha infección; además a nivel global la fatalidad es mayor por contraer una enfermedad intrahospitalaria que por el SIDA y el Cáncer de Mama combinados.

En una entrevista con Lilian Duery A., el Dr. Schmidt dice: “Las infecciones intrahospitalarias de Estados Unidos equivalen a la caída diaria de un jet con 237 pasajeros y su tripulación”.

Luego de una extensiva investigación, involucrando equipos internacionales y apoyo, urge que el cobre y sus aleaciones sean considerados para aliviar las fatalidades extensivas al nivel mundial. El elemento conocido por su atractiva estética y por ser altamente reciclable es de hecho un nutriente esencial para la vida.  En el caso humano la penetración del metal por la doble membrana de la epidermis (la capa más externa de la piel), compuesta en mayor parte por piel muerta no llega a más que el 0,03%.

En el caso de las bacterias unicelulares, el cobre tiene un efecto antimicrobiano por su habilidad para aceptar o donar electrones fácilmente. Así, con las bacterias, virus y hongos, el exceso de iones de cobre se une a las proteínas intercelulares e inhibe su función o causa la desegregación de la proteína.

Otros metales como la plata se han utilizado por sus propiedades antimicrobianas, sin embargo, el cobre se destaca frente a la plata en cuanto a su eficiencia bajo condiciones variadas ya que la plata requiere de una temperatura elevada de 35 °C y una humedad superior al 90% para tener efectividad antimicrobiana.

Hasta hoy en día, el cobre antimicrobiano es el único metal sólido registrado por la EPA  (Environmental Protection Agency) en el año 2008 debido a su capacidad de eliminar los organismos que causan enfermedades. Según un informe creado por la CDA (Copper Development Association), cuyas pruebas fueron apoyadas económicamente por el Ministerio de Defensa de EE.UU., involucrando varios hospitales en Estados Unidos con distintas poblaciones (pacientes con cáncer, UPC en general y veteranos del servicio militar) demuestran que la implementación de cobre antimicrobiano en salas UCI elimina el riesgo de infección en más de un 40% y en los superficies de contacto de las habitaciones en más de un 97% (resultados presentados por el Dr. Schmidt en ICPIC en Ginebra – Suiza, Julio 2011).

En Calama – Chile, los estudios elaborados en el Hospital del Cobre Dr. Salvador Allende Gossens, iniciados en 2008 y finalizados en 2010, con tres salas UCI y tres salas de control, revelan la eficacia de más de 80% de eliminación de bacterias.

El análisis del mercado incluyendo catorce países y cinco continentes ejemplifican la eficacia del cobre antimicrobiano en cuanto al transporte público, salas de espera, baños públicos, establecimientos educacionales, gimnasios, entre otros.

Al reconsiderar, elaborar y forjar nuevos espacios para el cobre antimicrobiano, regresamos a usos antiguos para eliminar los riesgos actuales y devastadores de la salud con los cuales nos enfrentamos diariamente.  El cobre antimicrobiano presenta un apoyo concreto, aprobado y consciente desde el punto de vista ecológico en cuanto a las luchas concretas por la vida humana valorada y más preciosa que cualquier metal.
Joomla SEF URLs by Artio